Parque Arqueológico de San Agustín

Fotografías para National GeographicFlorence Goupil es fotógrafa y vive en Perú. Síguela en Instagram.

 

POR MARK JOHANSON

AGO 2023

En uno de los rincones más enigmáticos de Sudamérica, antiguos cocodrilos, pájaros antropomorfos y dioses bicéfalos tienen su corte en bosques neblinosos. Los arqueólogos han encontrado unas 600 de estas estatuas de roca volcánica enterradas en una cadena de montículos cerca de la ciudad de San Agustín, en el sur de Colombia. Una vez desenterradas, estas misteriosas obras de arte, talladas entre los siglos I y VIII d.C., pueden alcanzar los 4 metros de altura.

Se trata del mayor grupo de esculturas megalíticas religiosas de Sudamérica, similar a una Isla de Pascua andina. Sin embargo, hasta hace poco, debido a la larga historia de conflictos armados del país, muy pocos turistas se aventuraban a visitarlas en la vertiente oriental del Macizo Colombiano.

Pero los nuevos hoteles, la mejora de las carreteras y la prosperidad impulsada por la paz han estimulado el turismo en esta zona. «Hace 20 años, teníamos aquí unas 30 opciones de alojamiento; ahora, hay más de 100», dice Jorge Peña, de Ivantours Colombia, una empresa turística con sede en Huila, el departamento colombiano donde se encuentran las estatuas.

«Cada día viene más gente», dice. «Los lugares hacen volar la imaginación: parece que acabas de abrir un libro de cuentos». He aquí cómo ver las enigmáticas estatuas y cómo explorar la biodiversidad y belleza del paisaje que las rodea.

(Relacionado: La isla de Pascua: mitos, leyendas y origen de sus famosas cabezas)

El misterioso «Pueblo Escultor»

Sorprendentemente, se sabe muy poco sobre los creadores de estos túmulos funerarios, también llamados Cultura del Alto Magdalena o Pueblo Escultor. «El gran misterio es por qué desaparecieron estos escultores [en el siglo IX]», explica el arqueólogo Hernán Ordoñez, que creció en San Agustín. «¿Pasó algo con el clima? ¿Hubo erupciones volcánicas? ¿Hubo contacto (o conflicto) con otras culturas prehispánicas? Hasta ahora, no está claro».

Lo que sí sabemos es que las esculturas megalíticas eran manifestaciones artísticas «hechas con intención de dominio casi ideológico», dice Ordóñez. Pretendían trascender la vida (tal vez actuando como protectores de los vivos) e incluían rasgos iconográficos que las asemejaban a reptiles, felinos, monos y otras criaturas autóctonas de la zona. La mayoría de las figuras estaban talladas en posición sentada e incluían mensajes incrustados que ofrecían pistas sobre las antiguas prácticas chamánicas.

Las primeras excavaciones científicas tuvieron lugar aquí en la década de 1910, aunque los saqueadores de tumbas del siglo XVII ya habían saqueado muchos yacimientos en busca de objetos funerarios de oro. Los parques arqueológicos datan de 1931 y fueron declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1995.

Aunque las excavaciones científicas a gran escala se llevaron a cabo principalmente entre las décadas de 1960 y 1990, se espera que estudios más recientes, realizados por el Instituto Colombiano de Antropología e Historia entre 2016 y 2022 utilizando tecnologías de sensores remotos, arrojen nueva luz sobre la cultura en los próximos años.

(Relacionado: Explorando el extraño arte de los majestuosos acantilados del reino acuático del Amazonas)

Visitar los parques arqueológicos

Cerca de la ciudad de San Agustín, en la vertiente oriental del Macizo Colombiano, se encuentran unas 600 estatuas. Aquí nace el río Magdalena, la principal vía fluvial de Colombia. El río fluye hacia el este a través de un afilado cañón, dividiendo los tres parques arqueológicos asociados, donde las estatuas parecen vigilar elaboradas tumbas con dólmenes en forma de portal y sarcófagos de piedra tallada.

El Parque Arqueológico de San Agustín, en el extremo occidental de la ciudad que le da nombre, es el mayor de los tres, y alberga un pequeño museo y un serpenteante sendero forestal que sirve también de exposición al aire libre de estatuas encontradas en otros lugares. El parque también alberga túmulos expuestos que sobresalen por encima de un cuidado césped y un extenso monumento excavado en el lecho de piedra de un arroyo.

Algunas de las obras de arte de San Agustín están talladas directamente en rocas volcánicas.

Muchos visitantes pasan aquí la primera mañana, antes de partir a caballo o en 4×4 por la tarde hacia lugares situados al norte de la ciudad. Entre estos destinos se encuentra La Chaquira, donde figuras talladas en rocas se alinean en un malecón en la cima del cañón (completamente reconstruido en 2023), y El Purutal, que alberga dos coloridas esculturas que muestran el aspecto que debían tener otras cuando también estaban pintadas en vivos tonos.

Al otro lado del río Magdalena, que tiene el tinte del té pasado, se encuentra el municipio de Isnos, que alberga los parques arqueológicos Alto de las Piedras y Alto de los Ídolos, de menor tamaño. En el primero hay una rara estatua con dos caras apiladas (similar a un tótem indígena norteamericano), conocida como Doble-Yo, mientras que en el segundo se encuentran algunas de las tumbas más elaboradas, probablemente reservadas a miembros de la élite social.

(Relacionado: Las remotas ruinas incas de Perú que rivalizan con Machu Picchu)

Una región que resurge

Los parques son un punto culminante del boscoso departamento del Huila. En el pasado, la región se consideraba peligrosa debido a las actividades de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), de inspiración marxista. Pero un acuerdo de paz de 2016 conllevó que la mayor parte de a las FARC depusieran las armas y se integraran en el Estado colombiano. Casi siete años después, el conflicto parece que ha terminado en gran parte del país y las comunidades se han abierto al ecoturismo y a la mejora de las infraestructuras regionales.

¿El último lugar que se ha vuelto ligeramente más accesible a los visitantes? El remoto pueblo de Puerto Quinchana, a 90 minutos al oeste de San Agustín (por carreteras en mal estado), que durante el conflicto armado estuvo vedado a los forasteros ya que era un corredor para el narcotráfico. Ahora, acoge a visitantes de yacimientos arqueológicos como La Gaitana, que alberga algunas de las ruinas del Alto Magdalena menos estudiadas.

Turistas pasean alrededor de estatuas talladas en roca volcánica en el Parque Arqueológico de San Agustín, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

El turismo aquí ha crecido exponencialmente en los últimos cinco años», dice Doris Alima Hoyos, una líder social que ayuda a la comunidad a reintegrarse en la economía colombiana. «Han estado atrapados en un sándwich entre fuerzas armadas durante décadas, pero ahora, creen que podrían vivir del turismo».

El paso entre San Agustín y Popayán (la ciudad importante más cercana, conocida por sus encalados edificios coloniales españoles) también fue durante mucho tiempo una zona de conflicto. Ahora, aparte de un puesto de control militar, está desarmado. Cuando esté totalmente asfaltada, dentro de tres años, la carretera unirá los dos destinos en unas 2,5 horas (el trayecto actual puede durar hasta cinco), facilitando aún más el acceso a estas remotas colinas y a sus antiguos tesoros.

 

 

 

 

 

 

 

Comparte:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on skype
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email

Te puede interesar: